La Diputación de Teruel destinará 40.000 euros para la próxima convocatoria del programa ‘Desafío Arraigo Teruel’

La institución duplica la inversión para seguir apoyando el programa universitario que impulsa prácticas formativas en municipios de la provincia con menos de 1.000 habitantes

La Diputación de Teruel (DPT) ha anunciado que duplicará la cuantía destinada al programa ‘Desafío Arraigo Teruel’, el proyecto universitaria puesto en marcha por la institución provincial y la Universidad de Zaragoza para impulsar prácticas formativas en empresas e instituciones que operan en municipios de la provincia con menos de 1.000 habitantes.

Dada la buena acogida de la iniciativa, la diputada de Educación Susana Traver ha anunciado que la partida presupuestaria pasará de los 20.000 euros con los que ha contado este año a 40.000 euros en la próxima convocatoria. Lo ha dicho en su visita a Gea de Albarracín, donde ha conocido al estudiante de Historia Íñigo Marqués, quien ha realizado sus prácticas en la oficina de turismo del Ayuntamiento entre el 7 de julio al 31 de agosto a través del programa Desafío Teruel, dirigido a estudiantes universitarios que quieran conocer cómo se vive y trabaja en el medio rural turolense. Traver ha estado acompañada por el alcalde de la localidad, Santiago Rodríguez, y la técnico de la oficina de turismo, Tamara Villa.

Traver ha indicado que desde la institución provincial se hace un balance “mucho más que positivo” de los resultados del programa, que han sido “excelentes”. “Quienes ya han finalizado sus prácticas las volverían a repetir y están segurísimos de que las van a recomendar a compañeros y compañeras de sus grados”, ha manifestado.

El estudiante Íñigo Marqués ha aprovechado la visita de la diputada delegada de Educación para comentarle su experiencia y trasladarle las cuestiones a mejorar, así como los aspectos que más le han gustado y qué le ha aportado esta vivencia a nivel profesional y personal. “Tanto él, como el alcalde y su compañera de la oficina de turismo están encantados con el programa”, ha asegurado Traver.

“Desde el equipo de gobierno de la DPT tenemos un claro y firme propósito: mejorar la calidad de la educación y la oferta educativa. Y lo que nos compete son convenios de esta índole, que combinan la educación con la inserción al mundo laboral”, ha explicado.

El programa recibió tras su lanzamiento más de 200 solicitudes de estudiantes y posgraduados, así como el interés de 42 empresas, entidades y administraciones públicas. De los 12 beneficiarios, siete de ellos ya han finalizado el período formativo dentro del programa ‘Desafío’, ya que siguen con sus estudios universitarios. Cinco posgraduados que cumplen el requisito de tener su domicilio cerca del lugar de trabajo han formado parte el programa ‘Arraigo’, de los que cuatro todavía continúan con sus prácticas.

Los jóvenes participantes pertenecen a diferentes ramas universitarias, dos de ellos a Ciencias Ambientales, otros dos a Terapia Ocupacional y el resto a Historia, Fisioterapia, Administración y Dirección de Empresas, Derecho, Geografía, Educación Infantil, Marketing e Investigación de Mercados y Ciencia y Tecnología de los Alimentos.