«Las expectativas de este pacto nos dan una presión añadida»

Me siento tremendamente orgullosa como aragonesa de haber exportado una vez más un modelo de pacto, algo que nos ha caracterizado a los aragoneses a lo largo de la historia. Estas expectativas nos dan una presión añadida. Espero que por la firma de 132 medidas que configuran la hoja de ruta de la acción política de este Gobierno cuando tenga que comparecer lo haga como la voz del Gobierno en su conjunto.

Entrevista publicada por el Periódico de Aragón el 1 de Septiembre de 2019. VER

–Es la portavoz y consejera de Presidencia del Gobierno. ¿Cree que la confianza que le ha dado el presidente Lambán le hace ganar peso político en su partido?

–No. He sido siempre una mujer de equipo en el que cada miembro asume un papel importante independientemente de la jerarquía. El éxito o el fracaso del proyecto depende del trabajo de todos y cada uno de los miembros del equipo. Entiendo que la confianza depositada en mí es importante, pero el proyecto común de todos los departamentos es el que hará que prosperemos.

–Portavoz de un Gobierno inédito de cuatro partidos. ¿Cómo articulará un discurso único cuando puedan surgir discrepancias?

–Me siento tremendamente orgullosa como aragonesa de haber exportado una vez más un modelo de pacto, algo que nos ha caracterizado a los aragoneses a lo largo de la historia. Estas expectativas nos dan una presión añadida. Espero que por la firma de 132 medidas que configuran la hoja de ruta de la acción política de este Gobierno cuando tenga que comparecer lo haga como la voz del Gobierno en su conjunto. Es evidente que vamos a tener intentos continuos de derribo por parte de la oposición. Ya lo estamos viendo. La clave es la confianza que tenemos las cuatro fuerzas políticas a pesar de que seamos distintos. Pero hemos sido capaces de comprometernos por el bien de Aragón y aparcar las diferencias por el interés general, renunciando a los intereses partidistas.

–Lo ocurrido con el director general de Administración Electrónica y Sociedad de la Información facilita las críticas. ¿Cómo valora lo sucedido? ¿No debilita la imagen del Gobierno?

–La sociedad aragonesa puede estar tranquila y tener confianza en este Gobierno. Si se nos exige que estén los mejores para desempeñar los cometidos que tienen asumidos, es lo que creo que hizo con acierto la consejera Maru Díaz y cuando se conoció que en su vida personal podía tener comportamientos y actitudes que contradicen los principios y esos acuerdos en los que se ha basado la gobernabilidad de los cuatro partidos en la DGA, lo que se ha hecho es, de manera fulminante y sin temblar el pulso, cesarlo inmediatamente. Por tanto creo que es absolutamente ejemplarizante tanto la forma de elegir a las personas para los puestos de responsabilidad como cuando hemos conocido esa visión personal que no compartimos. Y debería cundir el ejemplo, y no el de ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio como hace Cs. Invitaría a Daniel Pérez Calvo a que exija a su jefe –Albert Rivera– la misma ejemplaridad que exige en Aragón en temas en los que son más permisivos, como la elección de la presidenta de la Asamblea de Madrid pese a las dudas en su actuación o que consejeros de Castilla y León estén vinculados con tramas de corrupción. Porque si no, no será creíble y solo estará intentando torpedear.

–Hablan continuamente de que es un pacto por el bien de Aragón. ¿No será también por el bien de estos cuatro partidos?

–No. Las medidas hablan de los aragoneses, no de los partidos. Somos un medio, al igual que las instituciones. El fin es mejorar la vida de la gente y ahí radica el acuerdo de Gobierno.

–¿Por qué insisten en que la oposición cuando toma alguna iniciativa torpedea al Gobierno?

–El objetivo de la política es ser útil a la sociedad. Y se debe ser útil desde el Gobierno o desde la oposición. Que está torpedeando no es un juicio subjetivo. La propia derecha lo ha reconocido. Ha dicho que van a buscar contradicciones entre las cuatro fuerzas políticas en lugar de poner el foco mediático y político en las cuestiones a mejorar, que las hay. Por tanto, queda claro que el objetivo es derribar formalmente al Gobierno sin entrar en el fondo del proyecto político, que es lo que debe hacer la oposición. Tiene un campo enorme para hacer propuestas y mejorar, instar e impulsar al Gobierno y marcar un perfil propio. Este Gobierno no aventura nada. Ellos mismos lo han dicho.

–Dicen que los cuatro socios han pactado las discrepancias…

–Tenemos experiencia en Gobiernos de coalición. Estuvimos 12 años con el PAR y hubo un crecimiento económico y social nunca visto. Las discrepancias también se pactan y eso es la democracia. Esta es la nueva cultura política que no sé si todos han asumido. En el siglo XXI hay que apostar por la colaboración y no por la confrontación. Evidentemente, no somos iguales y habrá discrepancias, pero los puntos en común son mayores y las diferencias se encajan sin que frenen el progreso de Aragón.

–¿Por qué en Madrid cuesta tanto que PSOE y Podemos se entiendan? ¿PSOE y Podemos son distintos en Aragón?

–En las comunidades o se gobierna con mayoría absoluta o en coalición, pero en nuestro país jamás se ha dado una coalición y eso explica las dificultades que se están dando. El Gobierno de España no es igual que el de una comunidad, donde gestionamos los servicios públicos del Estado del bienestar, mientras que el central tiene la responsabilidad de establecer un marco común de convivencia y otras cuestiones que quizá sean más complejas. Pero insisto en que en este nuevo escenario de la política del siglo XXI estamos obligados a entendernos y a renunciar a maximalismos.

–¿El Gobierno de Aragón está preocupado por la falta de Gobierno central?

–Sin duda. Cómo no va a estarlo, al igual que los ciudadanos. La sociedad ha hablado y la obligación de los políticos es entenderse. El desbloqueo de la situación compete a todos, también al PP y Cs. El PSOE se abstuvo en la investidura del señor Rajoy en el 2016 para desbloquear una situación que no podía volver a repetirse. Ahora estamos viviendo el mismo momento y yo invitaría a que realmente si se defiende a España y a las comunidades autónomas, que el PP y Cs lo consideren.

–¿Mantendrán el mismo nivel de reivindicación independientemente de quien gobierne?

–Son reivindicaciones que lidera el presidente. Siempre ha dicho que es leal al máximo con España pero que las reivindicaciones de Aragón están por encima. Y así ha sido siempre, haya gobernado el PP o el PSOE. Las exigencias no han variado ni una coma.

–Por tanto, exigirán un modelo de financiación justo…

–Es algo que tenemos que abordar y está en el acuerdo firmado.

–¿Y la millonaria deuda histórica?

–Así está contemplado en el acuerdo y como no se ha satisfecho, sigue pendiente.

–En su departamento, ha optado por desdoblar Justicia de Interior, a diferencia de la legislatura pasada…

–Está justificadísimo por la dimensión de ambas direcciones generales. Creando una dirección de Interior y Protección Civil situamos las prioridades del departamento, que es mejorar los planes de emergencia, que el ciudadano se sienta seguro y haremos un esfuerzo comarca por comarca e incluso municipio por municipio. Por tanto era necesario el desdoblamiento, como ya pasó en otras legislaturas.

–Y ha nombrado al exalcalde de Monzón, Álvaro Burrell. ¿A qué se debe su elección?

–Precisamente por haber sido alcalde, lo que le da un plus añadido. Un alcalde sabe de todo y tiene recursos para resolver cualquier incidencia en su localidad. Es un bagaje importante que puede aportar, junto a los técnicos que tiene en su dirección general y que son ejemplares.

–Ha vuelto a ser un verano con muchos rescates en la montaña, algunos por imprudencias. ¿Ha pensado tomar alguna medida?

–Tengo pendiente una reunión con la delegada del Gobierno para seguir estrechando los lazos con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que hacen una labor esencial. Pero es verdad que hay que hacer una reflexión y concienciar a la ciudadanía recordando que conocer nuestros paisajes y realizar deporte no puede convertirse en una actividad temeraria.

–¿Piensa introducir algún cambio en el 112 de Emergencias?

–El 112 informa extraordinariamente, al minuto de cualquier incidencia. Tenemos que hacer una red única de comunicación para que no haya confusión para el ciudadano. Simplificar cuando haya un problema y que se sepa dónde dirigirse. En los próximos días el director general y yo nos reuniremos con ellos.

–¿Ampliará la plantilla de la policía adscrita?

–Hay una reivindicación de la unidad, hay plazas vacantes y es algo que quiero resolver con ellos y la Delegación del Gobierno.

–Aunque es competencia estatal y hay una baja tasa de criminalidad, preocupa la falta de efectivos de seguridad en el medio rural. ¿Tiene pensado algo al respecto?

–Aragón es segura y los índices de criminalidad lo corroboran. La seguridad en el medio rural es prioritaria y lo abordaremos con la delegación del Gobierno, ofreciendo nuestra colaboración.

–¿Cómo desarrollarán la digitalización de la Justicia, tras implantarse la pasada legislatura?

–La próxima semana me reúno con los estamentos de la Justicia para ver cuáles son las dificultades. La simplificación, la administración electrónica, la agilidad de la Justicia… son un objetivo común y diseñaremos la estrategia que lo haga posible.

–También tiene competencias sobre el juego. ¿Prevé restringir o limitar las casas de apuestas?

–Empieza a haber una justificada alarma social, sobre todo por el auge del juego online, que es competencia estatal. Tenemos que hacer un esfuerzo en educación y concienciación para evitar que caiga en la dependencia. Hay regulación, pero en la pasada legislatura ya se iniciaron inspecciones y se ha sancionado. De casi 200 sanciones el primer año, han bajado a 12. Mi antecesor tomó esto como algo prioritario y así seguirá esta legislatura.

–En las relaciones institucionales, ¿qué contacto piensa mantener con otras instituciones?

–Tenemos que ser útiles para los ayuntamientos. Se les considera una hermana menor y son la base de la democracia porque son la cercanía al ciudadano. La comunidad autónoma tiene que estar a la altura y ser colaboradora con los ayuntamientos. Financiamos un 18% más a los municipios que la Administración General del Estado. Hemos hecho un esfuerzo importantísimo subiendo el Fondo de Cooperación Municipal de 9,2 millones a 20. Hay cosas pendientes que son competencia nuestra y estatal. Devolver la autonomía y la dignidad a los ayuntamientos, devolviéndoles su papel de gestión.

–Algo que entronca con la despoblación, una materia transversal. ¿Cuál es su posición?

–Tenemos que huir de victitmismos y de argumentos recurrentes que no nos permiten avanzar. Tenemos que empezar a hablar en positivo sin perder el nivel de exigencia. Empezando por el lenguaje. En lugar de invierno demográfico podemos hablar de la primavera rural, de las oportunidades que ofrece el territorio a la vez que lo dotamos de servicios. El medio rural tiene que ser atractivo sin que marchar a la ciudad sea un recurso por descarte. Tenemos que poner en evidencia las buenas prácticas de los ayuntamientos que están siendo proactivos y que están haciendo frente a la despoblación. Podemos acuñar el término poblacción. Tenemos que salir de la zona de confort y pensar en qué cosas resultan atractivas para fijar población en el territorio. Y a la par, seguir manteniendo e incrementando el nivel de servicios. Es márketing, cuando mejor se habla de algo, se suma, en lugar de estar todo el día recreándonos en los problemas.

–¿Ser y vivir en Teruel le hace estar más implicada?

–A mí nadie me puede dar lecciones de despoblación. Conozco claramente las consecuencias que tiene. Vivo en Teruel porque lo elegí. Voy y vengo todos los días y conozco lo que tenemos que hacer. Exigencia, toda, pero debemos demostrar la mejor versión de nosotros mismos. Hay proyectos apasionantes en marcha. Es cierto que la despoblación no se combate con la desinversión, como hicieron los gobiernos del PP. Hemos conseguido revertir la pérdida de población por primera vez y hay que hacer un análisis para frenar su avance en aquellos sitios donde se produce. Hay instrumentos ejecutivos y hay que adaptar la normativa. No se pueden aplicar los mismos criterios para comprar una casa en un pueblecito de 40 habitantes que para una en el paseo de la Independencia de Zaragoza. Son pequeñas cosas que hacen concienciar a la sociedad de las singularidades de cada sitio. Hay que apostar y analizar esa fiscalidad diferenciada y los que vivimos allí lo hacemos porque queremos y las administraciones tienen que crear las oportunidades para que siga siendo atractivo.

–Además de la ley de presupuestos, que es prioritaria, ¿cuál es la primera iniciativa que presentará este Gobierno?

–Estamos haciendo el plan de Gobierno. Lo iremos viendo. De momento, la más importante es la de presupuestos.

–¿Y cuál considera prioritaria?

–Vamos a volver a registrar la ley de financiación municipal que asegura recursos de una manera estable a todos los ayuntamientos de la comunidad.

–¿Se abordará por fin la reforma de las competencias administrativas? Es una asignatura pendiente desde hace legislaturas…

–Pueden darse las circunstancias ahora. No hay mucha predisposición para la colaboración por parte de las tres derechas, pero vamos a intentar buscar consensos. Es de sentido común y responsabilidad analizar qué hace cada institución y que puede y no puede hacer. Sería lógico ordenar competencialmente la Administración para ser más eficaces y evitar duplicidades. Es una obligación y la asumiremos.