Joaquín Noé “Ariño ya remonta la crisis del carbón, pero en Andorra no hay nada alternativo a la térmica”

El alcalde socialista de Ariño, que sustituirá a Antonio Amador en el Senado, trabajó 21 años como minero de Samca y afronta ahora una legislatura que puede ser efímera.

Entrevista publicada por Heraldo de Aragón el 2 de septiembre de 2019. VER

 

¿Le preocupa estrenarse como senador en una legislatura relámpago si no hay acuerdo PSOE-Unidas Podemos?

Puede que el escaño me dure solo unos días pero, aún así, es un honor que el partido haya confiado en mí después de muchos años trabajando. Será, aunque sea por poco tiempo, un recuerdo imborrable. Ojalá sea para cuatro años.

¿Cree que todavía se puede salvar la legislatura?

Se trabajará hasta última hora para ello. Hay posibilidades. Pedro Sánchez presentará un paquete de propuestas que asume muchos planteamientos de Podemos. Hay que esperar hasta el día 23. Ojalá haya gobierno, porque es necesario para poner en marcha la maquinaria política en España. Funcionan las comunidades, las diputaciones y los ayuntamientos, pero falta del Gobierno. Espero que haya un acuerdo. Además, la voz de la calle lo pide.

¿Qué mensaje trasladará a las Cortes Generales el alcalde del pueblo más minero de Aragón?

Quiero trasladar la problemática que se vive ante la necesidad de una transición energética justa para las cuencas mineras. Tenemos recursos para aprovechar pero necesitamos el apoyo del Gobierno central. Trasladaré también las dificultades de toda la provincia, porque faltan infraestructuras, incluida la banda ancha, que nos pueden permitir un desarrollo sostenible.

¿Cuál es la realidad de la cuenca minera ante la perspectiva de que en menos de un año cierre la central de Andorra?

Ariño, dentro de lo grave que ha sido el cierre de la minería, es un privilegiado porque ha hecho los deberes con la apertura del balneario, que era complicada, con ayuda del Miner. Lo pusimos en marcha en 2014, cuando otros balnearios cerraban con la crisis. Es un éxito que da empleo a 50 personas. Por otro lado, Samca no ha sido una empresa minera como las de Asturias o León, donde han cerrado y se han ido, sino que construye una planta de fertilizantes que generará 80 empleos. Las obras avanzan cada día. Hay otro proyecto en cartera con capital chino que creará 16 empleos.

¿Cuánto empleo alternativo se generará en total?

Si conseguimos ampliar el balneario, se generarán 120 empleos en un año. Además, Samca trabaja en la restauración de las minas y no dejará colgados ni a sus empleados ni a los de las subcontratas.

¿Compensará Ariño el empleo que perdió con el cierre de las minas?

Sí. Los puestos de trabajo previstos igualan a los que generaban las minas de exterior e interior. Por otro lado, Samca tiene a pleno rendimiento una planta de arcillas. La colaboración entre Samca, la DGA y el Ayuntamiento da frutos.

¿Y por qué no los da en Andorra?

En Andorra no se ha movido nada. Endesa ofrece instalar plantas solares, pero eso es pan para hoy y hambre para mañana. La DGA hace un esfuerzo importante y hay proyectos que se mueven, pero soy cauteloso. Andorra es el municipio minero en situación más grave porque el cierre de la térmica es imparable. El carbón seguirá estando en la zona y habrá una segunda vida para él, empezando con los fertilizantes de Samca, pero no será equiparable al volumen y el empleo de la producción térmica.

Samca se ha comprometido con el territorio. ¿Y Endesa?

Hay que pedirle el mismo compromiso, porque el territorio le ha dado mucho. Pero hoy por hoy no hay nada. Endesa se tiene que implicar en proyectos, como un apeadero de ferrocarril en Andorra. Hay que pedírselo.

¿Confía en el convenio para la transición justa que anunció la ministra Teresa Ribera en su visita a Andorra del pasado enero?

Su aprobación depende de que haya Gobierno, pero el compromiso con la zona es claro. También es necesario un nuevo ejecutivo para desbloquear el FITE.

¿Qué debe contener ese convenio para la transición justa?

Se dijo que Teruel sería de los primeros convenios que se firmarían y se habló de junio. Debe contener las infraestructuras básicas, como por ejemplo la elevación de agua del Ebro, que beneficia a cinco pueblos. Aunque no hay varitas mágicas, hay que poner en valor los recursos del territorio. Tenemos que preparar proyectos para incluirlos en el convenio. No sirve la misma receta para todas las cuencas mineras. Pero tiene que haber dinero del Ministerio, eso está claro. Nosotros ahora esperamos 3,7 millones del Plan Miner para ampliar el balneario y crear 25 empleos.

¿Pero el Plan Miner destina la mayor parte de las ayudas para empresas alternativas al carbón a municipios no mineros?

No me parece justo que localidades que no vivían del carbón se aprovechen de las ayudas más que las mineras. Ocurre con Fraga, por ser limítrofe con Mequinenza, o con Alcañiz. Se deben priorizar los municipios muy mineros.

En la visita de la ministra a Andorra, Lambán anunció un paquete de cinco empresas alternativas. ¿Por qué no se han concretado?

Me consta que hay proyectos en curso, pero hay que llevarlos con cautela. Uno de ellos es ya realidad, la fábrica de abono de Samca, o el de capital chino. A los ayuntamientos nos gustaría correr más, pero lleva su tiempo. No es fácil traer empleo a Teruel. El alcalde de Calanda pone en duda un proyecto alternativo, pero creo que es un error darlo por perdido.

En el ámbito estrictamente local, Cs denunció recientemente la manipulación del censo electoral para favorecer al PSOE.

El Ayuntamiento no ha recibido ninguna reclamación. Se formularon ante la Junta Electoral Central, que las rechazó por no ver nada irregular. Han recurrido al TSJA. Los empadronamientos fueron en tiempo y forma. Pero me fastidia que se ponga en tela de juicio a los funcionarios municipales. El empadronamiento supone el cumplimiento de una serie de pasos administrativos. Todas las altas están justificadas.